jueves, 9 de agosto de 2007

La llegada del nuevo inquilino

Hoy hemos ido al centro comercial el Saler ¡a por Pumuki!

¡Qué monada! Cuando me he acercado a la jaula sólo quedaban 3 de los 6 que tenían al principio. Quedaban uno muy flaco, uno como Pumuki pero más blanquecino y Pumuki, el más guapo. La chica nos ha dicho que mucha gente se había interesado por él. ¡Y al fin nos lo hemos llevado a casa dentro de la gatera! Por el camino ¡no paraba de moverse! Estaba nervioso, emocionado, medio mareado con tanto ajetreo… pero feliz.

El llegar a casa ha sido una odisea. Willy y Luneta han reaccionado con bastante serenidad. Lo miraban por entre las rejas de la jaula, se acercaban, lo olían. Pero no ha habido maullidos ni rabos erizados. No sé si eso será bueno o malo.

Enseguida ha recorrido la jaula, pero no se atrevía (o no podía) subir a las plantas superiores. Ha encontrado una pelotita y se ha puesto a jugar como loco ignorando a Willy, a Luneta, y a todo lo que estuviera a su alrededor. Sólo le importaba su pelotita.

Poco a poco ha ido mirando los rincones de su gran mansión y le hemos enseñado a beber agua de su botella. Al poco rato se ha dado cuenta de que quería salir. Le he abierto la puerta y ha estado correteando por la habitación. ¡No se ha dejado ni un solo rincón por explorar! ¡Qué trasto! Es muy divertido. Cuando ya ha estado un buen rato jugando y oliéndolo todo lo he metido en la jaula y se ha dormido.

Cuando se ha despertado, se ha ido corriendo ¡a comer! Menudo atracón que se ha pegado. Y ale, otra vez a jugar por la habitación. Y al cabo de un rato, él solo se ha metido en la jaula y se ha quedado frito.

2 comentarios:

Dulce dijo...

Me ha gustado mucho tu blog. Se ve que Pumuki te importa muchísimo y es uno más en tu familia. Por desgracia personas como tu hay pocas en este mundo. Me ha extrañado ver como lo paseas con correa. Y lo tranquilito que se le ve. Siempre había pensado que los hurones eran agresivos. Viendo tu blog me doy cuenta de que no.

Pixxi dijo...

hola dulce, muchas gracias por entrar en mi blog y por tu comentario, que me ha hecho mucha ilusion. tienes razon, pumuki aparte d ser el rey de la casa, es parte de la familia. en cuanto a la agesividad, eso son los hurones salvajes, no los marshall, como es el caso de Pumuki.

Un saludo.